¿Cuántos tipos de caballete de pintura hay y cuál elegir?

19/02/2020

Papelería Distrimar

Temas: Manualidades

caballete de pinturaYa pintes por hobby o de forma profesional, seguro que sabes lo importante que es la colocación de la obra mientras trabajas con ella, así como las posturas que tú adoptas mientras estás pintado.

Precisamente por ello, el caballete de pintura se ha convertido en un elemento esencial a la hora de practicar este arte. En el artículo de hoy hablamos sobre los distintos tipos de caballetes de pintura que hay en el mercado, para que puedas elegir el mejor para sacar tu lado más artístico.

¿Qué son los caballetes para pintar cuadros?

El caballete o borriqueta no es nada más que un sencillo mueble o estructura de madera que nos permite apoyar la obra mientras estamos trabajando en ella. Su diseño suele ser sencillo, ya que su objetivo no es otro que mantener el lienzo en la postura deseada por el artista, molestando lo menos posible.

¿Por qué es tan importante el uso del caballete de pintura?

Dibujar y pintar son tareas que se llevan horas y horas de nuestro tiempo. Durante ese período estamos tan concentrados que casi ni nos damos cuenta de que estamos adoptando malas posturas que a la larga nos producirán dolores de brazos, de cuello, de rodillas, entre otros.

Una de las misiones del caballete es proteger nuestra higiene postural. Gracias a él podemos trabajar mientras mantenemos la columna recta, lo que nos va a ahorrar mucho dolor en la espalda, las lumbares y las cervicales.

Puede ser de pie o de sobremesa, pero lo importante es que nos ayuda a mantener la obra en el ángulo perfecto para poder trabajar más cómodamente y también para poder apreciar mejor el resultado que estamos consiguiendo.

Se puede decir que los caballetes para pintar cuadros nos ayudan a nosotros y también a nuestra obra, por eso son tan importantes.

Tipos de caballete para pintar

No todos los artistas son iguales ni tienen las mismas necesidades, lo que explica por qué existen diferentes tipos de caballetes.

De trípode

Su funcionamiento y su estética nos recuerdan al trípode de un fotógrafo, siendo en este caso su misión principal la de sostener la obra en vertical, permitiendo al artista regular la altura.

Cajas caballete

Es un todo en uno, ya que permite llevar todo lo que el artista necesita para pintar. La ventaja añadida es que la propia caja se convierte en soporte para la obra.

Existe un modelo muy pequeño conocido con el sobrenombre de caja pochade. Es un pequeño maletín que funciona también como caja caballete, pero está pensado para obras de pequeño formato.

De estudio

Son la alternativa perfecta para aquellos que pintan siempre en el mismo sitio. Se trata del modelo más clásico y su imagen es la primera que nos viene a la mente si pensamos en caballetes de pintura.

¿Cómo elegir el caballete?

La elección de un modelo u otro es una decisión muy personal, pero hay varios factores que debes tener en cuenta.

Funcionalidad

Tal y como acabamos de señalar hay diferentes tipos de caballetes para diferentes necesidades y formas de pintar, incluso los hay adaptados para personas que tienen algún problema de movilidad.

Es importante valorar cuestiones como si el mueble es o no plegable o si se regula en altura.

Materiales

El caballete clásico es de madera, pero si se está buscando un modelo portátil este material puede llegar a ser algo pesado para trasladarlo, de ahí que ya sea posible encontrar modelos en acero que están indicados para quien trabaja mucho fuera del estudio.

Para trabajar en un estudio o en casa el modelo más adecuado sigue siendo el de madera, que ofrece suficiente estabilidad para trabajar cómodamente. Lo más habitual es elegir un mueble de madera de haya, pero también es posible encontrar otras maderas que dan buenos resultados, como la de bambú.

Calidad

Tratándose de un caballete la calidad es un todo y no se puede limitar solo a la estructura, también hay que asegurarse que los elementos secundarios de este mueble (bisagras, tornillos, ruedas, frenos, etc.) sean de calidad. En caso de no serlo es posible que después de poco tiempo de uso notemos que no nos ofrece toda la estabilidad que debería.

La importancia del mantenimiento

No debemos olvidar que para crear obras originales sobre lienzo no basta solo con hacer una buena elección del caballete, hay que cuidarlo bien para que nos siga dando un buen servicio durante mucho tiempo.

En el caso de haber escogido una pieza de madera es importante tener en cuenta que este material sufre dilataciones y contracciones por efecto del frío, la humedad y el calor. Para evitar problemas es aconsejable aflojar las tuercas y tornillos cuando no está en uso.

También es recomendable aplicar de vez en cuando un poco de aceite de linaza crudo para mantener la madera en óptimas condiciones. Y si es un caballete barnizado, entonces va mejor la cera de abeja.

Si eliges bien tu caballete de pintura y lo cuidas adecuadamente, pintar será una actividad todavía más placentera, ¡no lo olvides!

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información