¿Cómo cuida tu salud un soporte de monitor o portátil?

07/06/2021

Papelería Distrimar

Temas: Ergonomía - Informática - Teletrabajo

Soporte de monitor, una solución ergonómica para cuidar tu saludDesde que la tecnología ha invadido nuestras vidas y, especialmente, nuestro trabajo, pasamos muchas horas frente a una pantalla. Por ello, es importante contar con los mejores sistemas ergonómicos que cuiden de nuestro cuello, nuestra espalda, nuestra visión y nuestra salud en general. Dentro de estos complementos ergonómicos, destaca el soporte de monitor. La posición de la pantalla es algo a lo que no prestamos la suficiente atención, sobre todo cuando trabajamos con los portátiles. Sin embargo, es esencial.

Los ojos y las pantallas

Probablemente ya sabes que pasar horas y horas frente a una pantalla, puede dañar nuestra visión por el brillo, la luz azul, cómo forzamos nuestros ojos, etc. Pero lo que quizá no sabes es que la posición de la pantalla también afecta a la salud visual. En este sentido, hay tres factores fundamentales que tener en cuenta:

  • Distancia: Es necesario que la pantalla se encuentre, al menos, a unos 50 centímetros de nuestros ojos. Esto implica que la pantalla debe ser lo suficientemente grande como para que podamos ver todos los elementos bien desde esa distancia. Pero ¿a que casi nunca nos ponemos a la distancia adecuada cuando trabajamos con portátiles? Con este tipo de ordenadores, solemos acercarnos demasiado a la pantalla, lo que afecta muy negativamente a la tensión ocular.
  • Altura: Con los portátiles, la pantalla suele quedar excesivamente baja, forzándonos a agachar el cuello y a modificar el enfoque de nuestros ojos. La recomendación de los expertos es que nuestra cabeza debe estar un poquito por encima del borde superior de la pantalla para que nuestro campo de visión quede a la altura correcta. Así mismo, el centro de la pantalla debe situarse en un ángulo de 15 grados en relación a la altura de los ojos para no forzar su apertura y evitar que se resequen en exceso.
  • Inclinación: La pantalla no debería estar totalmente perpendicular a la mesa, sino que es preferible que tenga una ligera inclinación hacia atrás. Es decir, la parte superior de la pantalla debería quedar un poco más lejos de nosotros que la parte inferior.  

¿Cómo podemos cumplir estas recomendaciones de los expertos? Eligiendo un buen soporte para monitor y portatil que sitúe la pantalla a la distancia, la altura y la inclinación correctas. Igualmente, recuerda que debes disponer de una buena iluminación ambiental, tal como mencionábamos en nuestro artículo sobre cómo crear una oficina ergonómica en casa.

Posturas correctas frente al ordenador

Más allá de nuestra visión, nuestro cuerpo debe colocarse de forma que no se fuercen nuestros músculos, nuestra columna vertebral ni nuestros brazos y muñecas. En general, los profesionales de la ergonomía señalan estos aspectos:

  • Pies siempre apoyados en el suelo o en un reposapiés.
  • Cintura alineada con la cadera formando un ángulo de 90 grados en relación con nuestros muslos.
  • Espalda recta y apoyada sobre un respaldo, preferiblemente con soporte lumbar.
  • Brazos apoyados sobre la mesa o soporte, pegados al cuerpo y cerrados, como mucho, 90 grados.
  • Muñecas y manos estiradas y rectan, sin articular ni doblar.

Pero ¿qué sucede cuando trabajamos con un portátil? Que doblamos el cuello para bajar la cabeza, por lo que nuestra espalda no está recta, y que nuestros brazos no descansan en línea con la mesa ya que el dispositivo está demasiado cerca de nosotros. Sin embargo, utilizar un elevador para portátil ayuda a compensar estos errores al levantar la pantalla. Aunque, eso sí, siempre será recomendable acompañarlo de un ratón y un teclado ergonómicos y externos que nos permitan ajustar su posición, su altura y su inclinación (especialmente en el caso del teclado).

Otros beneficios del soporte de monitor

Como ya has visto, el soporte de monitor de escritorio se presenta como una buena solución ergonómica a nuestros problemas posturales. Con ello, nos ayuda a prevenir trastornos musculo-esqueléticos, dolores de cabeza y espalda y la fatiga ocular, entre otros problemas. Pero, además, en función del tipo de elevador elegido, pueden proporcionar otros beneficios:

  • Los soportes giratorios permiten ubicar las pantallas en la posición correcta para evitar deslumbramientos y reflejos o cuando se dispone de más de una pantalla. En este sentido, destaca el soporte rotativo de Fellowes.
  • Hay soportes, como este de Q-Connect, que tienen compartimentos de almacenaje permitiéndonos tener nuestro escritorio organizado.
  • También los hay que permiten ajustar la altura, como el ajustable de Fellowes.
  • Además, suelen prevenir que el ordenador o la pantalla se sobrecalienten al elevarlos de la mesa dejando un hueco en la parte inferior. Incluso, algunos soportes incorporan ventiladores para evitar el sobrecalentamiento. Este es el caso de nuestro soporte de Fellowes con ventilador.

Como puedes ver, son muchas las ventajas de utilizar un soporte de monitor, tanto para tu salud como la de tu pantalla o portátil. Solo tienes que elegir aquel que más se ajuste a tus necesidades. ¿Te parece complicado? No te preocupes. Recuerda que siempre puedes consultar tus dudas a nuestro equipo de expertos.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba