Qué son y cómo usar las notas Cornell para tomar apuntes

03/06/2020

Papelería Distrimar

Temas: Material escolar - Vuelta al cole - Bachillerato

Notas cornellTomar notas es fundamental tanto para estudiar como para captar los puntos más importantes de una reunión de trabajo. Tener unos apuntes bien estructurados y ordenados hace más fácil estudiar y planificar nuestro trabajo. Existen múltiples métodos para organizar apuntes y uno de los más eficaces es el método Cornell. Otro método al que ya dedicamos un artículo en nuestro blog es el sistema Trello.

Con el método Cornell, la información se organiza de una forma muy visual y sistemática, por lo que nos ayudará a entender de un solo vistazo la información más importante. En este artículo aprenderemos qué son las notas Cornell y cómo usarlas para organizar apuntes, ya sean de estudio, trabajo o de un proyecto personal.

Un poco de historia sobre las notas Cornell

Las notas Cornell son un invento de Walter Pauk. El profesor Pauk, doctor en Psicología, dirigió el Centro de Estudio y Lectura de la Universidad de Cornell. Allí, investigó las distintas técnicas de estudio existentes. Preguntó a los estudiantes y profesores cómo organizaban el material de estudio, consultó métodos pedagógicos diversos y gracias a sus observaciones, pudo desarrollar el método Cornell, considerado uno de los más eficaces para tomar apuntes. Además escribió el superventas Cómo estudiar en la universidad, libro que sigue siendo un referente para afrontar el estudio de forma eficaz.

Qué son las notas Cornell

Las notas Cornell son un método muy sistemático. Para que funcionen, tienes que seguir siempre el mismo esquema, que, como veremos, es muy sencillo. El primer paso es dividir el folio en cuatro secciones: título, ideas clave, notas y resumen. El título es la sección de encabezado. El resumen lo ubicaremos en el pie de página y dividiremos la parte central del folio en dos columnas. La de la derecha tiene que tener el doble de ancho que la de la izquierda. En la columna de la izquierda anotaremos las ideas clave y en la derecha los apuntes de clase.

En el título, que situaremos en el encabezado de la página, pondremos los datos principales. Si es una clase, el nombre de la asignatura, fecha, profesor y tema. Si vamos a tomar notas en una reunión, apuntaremos el tema principal a tratar, fecha y asistentes. Estos datos no son superfluos, ya que cuando tengamos que repasar nuestras notas pasado un tiempo, será más fácil ordenarlas.

En el apartado de ideas, debemos incluir palabras clave y también dudas que puedas responder a posteriori consultando al profesor o compañeros. En este apartado puedes reflejar qué conceptos considera más importantes el profesor o el cliente si estás tomando notas de una reunión de trabajo. Este apartado se rellena a posteriori, tras leer las notas que has tomado durante la clase o reunión.

La columna de la derecha está dedicada a los apuntes en sí. Durante la clase o reunión, tomaremos notas en esta columna. Aquí caben esquemas, fechas, diagramas, bibliografía recomendada, fórmulas matemáticas, conceptos desarrollados o frases importantes.

Por último, dedicaremos el pie de página a elaborar un resumen con lo más destacado de la sesión. También incluiremos las ideas principales del tema de la clase o de lo acordado en la reunión de trabajo. El resumen lo elaboraremos cuando repasemos las notas de clase. Es aconsejable utilizar una sola hoja para cada concepto, por lo que si nos quedamos sin espacio es mejor adjuntar un post-it para completarla.

Como vemos, las notas Cornell buscan ordenar el mayor número de información por página. Por eso, es aconsejable tener tu propio sistema de abreviaturas y esquematizar lo más posible. Con esto, conseguimos un mapa conceptual resumido en una sola página. Así, a la vez que tomamos notas, tendremos una idea mental global del tema que tenemos que estudiar.

Pros y contras del método Cornell

La ventaja principal de este método es su capacidad de sintetizar la información relevante. Nos ayuda además a atender de forma más eficiente en clase o en una reunión. Al no estar pendiente de apuntar todas las palabras del profesor, jefe o cliente, podemos enfocarnos en escuchar al ponente, con lo que identificaremos antes nuestras dudas y seremos capaces de jerarquizar mejor la información.

Como el sistema necesita de un repaso para completar las notas, nos motivará a hacerlo cuando la clase esté aún fresca para sacar el máximo partido. Otra ventaja es que al tener presentados los datos de forma condensada y ordenada, será más fácil estudiar o planificar nuestro trabajo.

Las notas Cornell necesitan de un tiempo y esfuerzo durante su elaboración que otras formas de tomar apuntes no te exigen. Además hay que ser sistemático y elaborarlas siempre de la misma forma. Esto, que puede parecer una desventaja, una vez automatizado el proceso será muy útil para afrontar las sesiones de estudio.

En resumen, las notas Cornell sirven para tener toda la información organizada y poder repasarla de un vistazo. Requieren de constancia y concentración, pero por su eficacia, merece la pena probar este método.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información