¿Merece la pena tener una encuadernadora espiral?

05/02/2020

Papelería Distrimar

Temas: Material oficina

cuadernos encuadernados con espiralTener una encuadernadora  de espiral o de canutillo de plástico en la oficina, en un centro educativo e incluso en casa, puede ser una buena idea si se necesita recurrir a sus servicios de forma habitual, ya sea para preparar informes, trabajos o similares.

En el artículo de hoy, además de darte algunos consejos sobre su uso, hablaremos sobre los distintos tipos de encuadernadoras que actualmente existen en el mercado y que podemos comprar en papelerias como la nuestra.

¿Por qué encuadernar en casa?

La principal razón para hacerlo es conseguir que trabajos y cualquier tipo de documentación a presentar tengan un aspecto mucho más profesional y la información esté siempre organizada. La encuadernación evita, además, que una parte de la documentación se pueda llegar a perder, facilitando a la vez el trabajo de quién debe revisar la misma.

Lo bueno de sistemas como el de la encuadernadora de espiral metálica es que son muy sencillos de utilizar. Una encuadernadora no ocupa mucho espacio y permite agrupar un número elevado de hojas en un solo cuaderno. Todo esto con un uso que resulta muy sencillo y que apenas requiere de materiales más allá de la espiral o canutillo y la portada.

¿Cómo funciona una encuadernadora?

Lo que hace este instrumento es perforar las hojas y luego insertar la espiral. Por eso, a la hora de comprar un aparato de este tipo es fundamental tener en cuenta el número de hojas que puede perforar de una sola vez y si tiene o no rodillo eléctrico para insertar la espiral. Estas características determinarán que podamos trabajar más o menos rápido.

Para valorar estas cuestiones debemos examinar previamente qué uso le vamos a dar a la encuadernadora, ya que no es lo mismo un uso doméstico que uno profesional. En el primer caso seguramente nos sirva con un modelo sencillo, mientras que en el segundo necesitaremos algo de más calidad para una utilización más intensiva.

¿Qué tipos de encuadernadoras existen?

Encuadernadora para espiral

Permite hacer encuadernaciones clásicas y sencillas en las que los folios están unidos entre sí a través de una espiral metálica, teniendo un aspecto similar a un cuaderno.

Este sistema tiene a su favor que es mucho más sencillo pasar las páginas y que, al existir espirales de muy diversos tamaños, se pueden crear cuadernos de diferente grosor.

El precio de una encuadernadora de este tipo depende mucho de la cantidad de hojas con las que pueda trabajar a la vez, pero es posible encontrar modelos sencillos a partir de unos 60 €.

Encuadernadora para espiral eléctrica

Es un subtipo dentro de las encuadernadoras para espiral. Su principal característica es que tiene un sistema que permite la inserción automática de la espiral, haciendo que el trabajo sea mucho más rápido.

Es un aparato de corte más profesional, pensado para aquellos que encuadernan con mucha habitualidad y trabajan con documentos grandes. El precio puede estar por encima de los 1000 €.

Encuadernadora para canutillo

El sistema es similar al anterior, pero en este caso no se usa una espiral para unir las páginas sino un canutillo. La ventaja es que el canutillo es más resistente y no se engancha tan fácilmente como lo hace una espiral metálica, pero en cambio no permite crear cuadernos demasiado grandes.

En estos modelos el precio también viene determinado por la cantidad de folios que se puedan perforar a la vez. Suelen ser algo más caros que las encuadernadoras de espiral, pero es posible hacerse con una encuadernadora para canutillo por unos 70 €.

Encuadernadora térmica

La termoencuadernadora aplica una resina sobre el lomo y permite pegar sobre él una cubierta (debe ser una portada especial para encuadernaciones térmicas).

El resultado es un acabado muy profesional y elegante, un documento que permanecerá intacto durante mucho tiempo, con independencia de que lleve más o menos folios.

Al ser un sistema algo más profesional también es más caro, se pueden encontrar encuadernadoras térmicas a partir de los 100 €.

Consejos para usar una encuadernadora

En estos casos es esencial seguir siempre las instrucciones dadas por el fabricante y no meter nunca en el aparato más hojas de las que puede admitir.

Para empezar hay que seleccionar el diámetro de la espiral con la que se va a trabajar y hacer algunas pruebas con papel que no sirva, a fin de comprobar los ajustes del margen lateral.

Es importante acertar al ajustar la distancia del agujero al borde de la hoja. Esto depende del número de folios a encuadernar, para cuadernillos pequeños de hasta 50 hojas basta con una distancia de 2 mm. En los casos de cuadernillos más grandes la distancia recomendable es la de 5 mm.

Se comienza perforando primero la tapa delantera y trasera, luego se trabaja con las hojas. Por último se inserta la espiral con ayuda también de la máquina y se utilizan unos alicates para cortar y doblar los extremos de las espirales tanto en a la parte superior como en la parte inferior. Si se ha hecho bien, el resultado será perfecto.

Deja tu voto sobre el artículo

Ningún comentario

Dejar un comentario
Nombre

Si no indicas tu nombre, lo publicaremos de forma anónima.

Comentario

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información