Lápices acuarelables: Consejos y técnicas para utilizarlos

Publicado por Papeleria Distrimar el - Temas: Lápices

Lápices acuarelables: consejos y técnicas para utilizarlosLos lápices acuarelables se inventaron a principios del siglo XX para superar algunas de las limitaciones de las acuarelas. Esta técnica es una de las más apreciadas por los amantes de la pintura. Sin embargo, su fama de ser la más complicada, hace que muchos no se acerquen a ella.

Las acuarelas no solo requieren cierta habilidad en el uso del pincel sino que no admiten errores, ya que lo pintado no se puede borrar ni raspar. Además, se necesita dominar el uso del agua. De no hacerlo, pueden darse resultados desastrosos, especialmente con los más pequeños.

Frente a esa situación, los fabricantes de material artístico crearon los lápices acuarelables. Estos aúnan la precisión que permiten los lápices de colores con todas las posibilidades artísticas que ofrecen las acuarelas. Pueden trabajarse en seco y mojado y permiten seguir una gran variedad de técnicas

En este post hablaremos sobre qué son los lápices acuarelables y cómo podemos utilizarlos. Además, haremos un repaso a las mejores técnicas que emplean este material.

¿Qué son los lápices acuarelables?

Este material no es más que un lápiz de color que puede ser soluble en agua. Visualmente, su apariencia es la misma que la de los lápices de colores, con un cuerpo de madera y una mina. Con la diferencia de que los pigmentos de esa son solubles en agua. Cuentan con una gama muy similar a las tonalidades clásicas de las acuarelas y permiten trabajar perfectamente sobre el papel.

Escoger lápices acuarelables frente a otros materiales ofrece muchas ventajas. Estas son algunas de ellas:

  • Es un material ideal para principiantes que quieren iniciarse en el dibujo con acuarelas pero aún no tienen un gran dominio con el pincel.

  • Es más fácil de usar y ensucia menos que las acuarelas por lo que es ideal para niños.

  • Permite un gran abanico de técnicas, aunando todas las posibilidades expresivas de los lápices de colores con las de las acuarelas.

  • Se puede combinar perfectamente con las acuarelas clásicas. Utilizándolos para añadir detalles de precisión como resaltar contornos

  • Son más fáciles de transportar que las acuarelas. Además, el cuerpo del lápiz protege el pigmento, lo que les hace más resistentes. Esto les hace muy prácticos para trabajar al aire libre.

  • Cuentan con una gran relación calidad-precio.

¿Cómo se utiliza un lápiz acuarelable?

Gracias a su dualidad, existen diferentes formas de utilizar los lápices acuarelables. Básicamente podemos elegir entre usarlos en seco, húmedo o combinando ambos resultados. Aunque, por lo general, independientemente de la técnica que sigamos, seguiremos tres pasos:

  • Trabajamos el dibujo en seco. Es importante tener en cuenta que nunca debemos de mojar el lápiz directamente ya que su mina se disolvería y estropearíamos nuestro material.

  • Humedecemos ligeramente un pincel con agua.

  • Acuarelamos las zonas que queramos utilizando el pincel mojado. Tan solo con pasarlo por las áreas deseadas para obtener este efecto.

Cuando utilizamos un lápiz acuarelable tenemos que tener en cuenta varias consideraciones:

  • Es recomendable que apostemos siempre por papel de acuarela. Un buen truco es fijarlo a la mesa con cinta de papel para que no se ondule al entrar en contacto con el agua. Te recomendamos el papel para acuarela basik Canson.

  • Cuando queramos trazar líneas utilizaremos la punta del lápiz mientras que para rellenar es mejor que los usemos de costado para cubrir una mayor superficie.

  • No utilices demasiada presión cuando estés trabajando en seco, de esta forma evitarás que se queden restos de pigmento seco en el trazado.

  • Opta siempre por materiales de calidad para obtener los mejores resultados.

Las mejores técnicas con lápices acuarelables

Por lo general, las técnicas con lápices acuarelables se diferencian por la cantidad de agua que utilicemos y el momento en el que lo incorporemos. Estas son algunas de las ideas que puedes probar en casa.

  • Realiza un lavis: Consiste en rayar una zona del papel con el lápiz acuarelable. Después la humedecemos utilizando un pincel, cuanto más enérgico sea el gesto y mayor cantidad de agua usemos más desaparecerá el trazo y más homogéneo será el color.

  • Dibuja sobre un lavis: Haz un garabato sobre el resultado de la primera técnica mientras todavía esté húmedo. Decántate por tonos similares para reforzar su intensidad.

  • Crea texturas sobre papel mojado: Humedece primero el papel con una esponja y pasa después el lápiz. Trabaja con diferentes presiones para un efecto más o menos difuminado.

  • Juega con capas de color: Colorea haciendo un zigzag en el papel combinando diferentes tonos claros y oscuros y combínalas después utilizando un pincel ligeramente humedecido.

  • Trabaja sobre mojado y remata el resultado en seco.

Deja tu voto sobre el artículo

Ningún comentario

Dejar un comentario
Nombre

Si no indicas tu nombre, lo publicaremos de forma anónima.

Comentario
 

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información