Gomets, qué son y cómo nos pueden ayudar en la educación de los niños

Publicado por Papeleria Distrimar el - Temas: Manualidades - Material escolar

Qué son los gomets y como utilizarlos para la educación de los niñosEl uso de gomets de colores o pegatinas llamativas no deja de ser un pequeño premio que le damos a nuestros alumnos o hijos a modo de recompensa o como refuerzo motivacional.

Su uso es altamente recomendable, aunque como todo lo que gira en torno a los más pequeños y su educación, hay que tener especial cuidado en algunos aspectos para que no terminen produciendo el efecto contrario al que esperamos.

Muchos recordaremos cuando, después de aprobar con nota un examen difícil o superar airosamente una prueba física, nuestros padres o algún maestro, que eran conscientes del esfuerzo que habíamos realizado, nos sorprendía con una canica, una chapa o un paquete de cromos. Su valor económico era irrisorio si se comparaba con el efecto psicológico que causaba en nosotros. Los gomets siguen la misma técnica, pero de manera más sofisticada y con un uso más frecuente, aunque es necesario saber sus inconvenientes para evitarlos

Gomets y Niños

Algunos educadores y padres defienden que el uso de estas pegatinas de llamativos colores que pueden ser utilizadas en cualquier aspecto de la vida de los más pequeños —desde ser el alumno de clase que más nota tiene en un examen a limpiar su cuarto— es desaconsejable porque fomenta la rivalidad y anima a los niños a realizar lo justo para obtener la recompensa, importando solo eso, el premio que obtienen.

La realidad está bastante alejada de ese concepto, ya que somos nosotros, sus educadores dentro y fuera de las aulas los que sabiamente podemos utilizar estos mecanismos de refuerzo para que más allá de un premio en forma de goma, papel o plástico, el pequeño entienda que engloba una recompensa a su constancia, afán de superación, solidaridad o creatividad, entre otras virtudes.

La rivalidad deja de existir o ser perjudicial si se integra de manera correcta en la educación y sabemos transformarla en competitividad. Esta última palabra a veces puede asustar, pero esta cualidad ayuda a mejorar el esfuerzo, la autosuperación, la capacidad de sacrificio y potencia la compresión y el perfeccionismo. Porque nadie puede negar que Nadal sea competitivo en la pista, pero eso no le convierte en menos solidario con su rival.

Niños jugando con gomets

Al fin y al cabo, no deja de ser un premio o un reconocimiento por conseguir algo notable o extraordinario, pero combinado con otras técnicas educativas en donde las actividades con gomets sean compartidas. Por ejemplo, si se le dan a un grupo por realizar un trabajo en equipo, por participar en actividades relacionadas con la solidaridad o el voluntariado pueden asegurarnos la ausencia de cualquier refuerzo negativo de estas llamativas recompensas que son los gomets de colores.

También pueden sernos útil como material de manualidades, para señalar por ejemplo a quién le toca poner la mesa los diferentes días de la semana o para indicar cuándo tienen clases extraescolares en el calendario. Porque los gomets, además de como elemento de recompensa también podemos utilizarlos para otras cosas:

  • Para enseñar los colores y a modo de juegos conseguir que los alumnos sepan diferenciarlos.
  • En las lecciones de geometría si adquirimos pegatinas con formas cuadradas, circulares, triangulares…
  • Para aprender a contar, de manera similar a como se hacía con un ábaco o a leer si utilizamos pegatinas con forma de letras e incluso las horas si adquirimos un lote específico.
  • Para realizar trabajos de manualidades en donde las pegatinas sirvan como elemento decorativo.
  • Son muy fáciles de despegar y no dejan ningún rastro, así que para adornar murales o la habitación de los más pequeños y que sirva de excusa para hacer una actividad en equipo.

Algunas son temáticas, como por ejemplo “un día en la granja” y recogen formas de animales, así que podemos enseñarles la diferencia de unos y otros, a la vez que jugamos con ellos.

En parte de las pruebas psicomotrices o para ver si han aprendido una lección, por ejemplo, si les indicamos que de entre todos, señalen la pegatina de color amarillo con forma de hexágono al lado del triángulo verde.

Con un poco de imaginación y cierta base psicológica los gomet son perfectos para los niños de entre 1 y 5 años. Además no solo se divertirán ellos, sino que también pueden servir de excusa para compartir un momento divertido con ellos mientras aprenden o realizan manualidades.

Si nos asusta un poco el uso psicológico que ha hecho famosas a estas pegatinas en el ámbito educativo y después en cada hogar con pequeños, no dudes en incluirlas como parte del material escolar, porque son más limpias que los rotuladores, las ceras blandas o la plastilina y están fabricadas para que no dejen rastro de pegamento aunque se apliquen directamente en la pared o al desprenderlas de un papel. Además, los gomets son realmente económicos y dependiendo del uso que queramos darles, podemos adquirirlos en distintos paquetes. 

Deja tu voto sobre el artículo

Ningún comentario

Dejar un comentario
Nombre

Si no indicas tu nombre, lo publicaremos de forma anónima.

Comentario
 

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información