Deberes de verano, ¿cómo afrontarlos?

Publicado por Papeleria Distrimar el - Temas: Material escolar

Deberes de veranoLos deberes de verano tienen sus defensores y retractores. Cuando los pequeños acaban el curso, les quedan más de dos meses sin clase para disfrutar fuera de las aulas. Sin embargo, muchos de ellos llegan a casa con un “recado” en la mochila: los odiados deberes de verano.

Sin duda, lo que menos le apetece al niño cuando el sol aprieta y sus amiguitos le llaman para ir a la piscina, es ponerse con el repaso. Y, si les dejásemos elegir, los ejercicios se quedarían en un cajón hasta la vuelta de curso. Quizá, con un pequeño “apurón” en los últimos días para presentarlos… En el mejor de los casos.

Por otro lado, en el debate de deberes en verano, ¿sí o no?, cada son más padres los que no se muestran del todo de acuerdo con que los profes manden tareas para casa cuando el curso ya se ha dado por finiquitado. Mientras, otros argumentan que es una buena oportunidad para recuperar lo perdido y aprovechar si el pequeño se ha quedado rezagado en alguna asignatura.

Sea como fuere, parece que de momento los niños seguirán teniendo que afrontar estas actividades de repaso. Aunque existen formas de hacerle la experiencia un poco más llevadera, en este post os proponemos como. Para empezar, hablaremos sobre la importancia de hacer los deberes de verano día a día. Después, os contamos qué no puede faltar en la maleta de vacaciones y cómo hacer los deberes de verano menos aburridos.

La importancia de hacer los deberes de verano día a día

Aunque no todos estén de acuerdo con los deberes de verano, son una obligación para pequeños y también para los padres y tutores. La labor de los adultos es asegurarse de que acaben todos los ejercicios y, dentro de lo posible, hacer que la tarea les resulte lo menos aburrida posible.

Por eso, es muy importante ir haciéndolos día a día. De esta forma, solo tocará hacer un par de tareas; teniendo el resto del día para disfrutar y jugar. Además, el objetivo de estos deberes es repasar y mantener los conocimientos frescos. De nada sirve dejarlos en un cajón durante todo el verano y cogerlos a toda prisa días antes de empezar.

¿Qué no puede faltar en la maleta de vacaciones?

Ya sabéis, los deberes de verano deben de trabajarse día a día; aunque nos vayamos de vacaciones. En este post os contamos dónde encontrar material escolar a buen precio. Por eso, en vuestra maleta no pueden faltar todos los materiales necesarios para ir trabajando día a día.

No olvidéis de meter los productos de la siguiente lista en la maleta de vacaciones:

  • Lista de tareas: Imprescindible, no te olvides de llevar la lista con todos los deberes que le han mandado al niño. Una gran opción para tenerlos siempre localizados es escanearlo y mandárnoslo por correo electrónico.

  • Blocs: La mejor forma de no perder los deberes si os váis de viaje es destinar un bloc solo a las tareas de verano. Te recomendamos escoger uno con un diseño divertido como este cuaderno de unicornio.

  • Material de escritura: No olvides los lápices y bolígrafos. Para hacer las tareas un poco más divertidas puedes dejar que el niño las haga con bolígrafos o rotuladores de colores, ¿qué te parece este estuche de 20 rotuladores Stabilo Point?

  • Goma de borrar y correctores: También necesitarás material para corregir todos los errores y faltas para evitar tachones.

  • Libros de texto: Revisa la lista de tareas antes de empacarlos, así te asegurarás de que estás guardando solo los que vais a necesitar.

¿Cómo hacer los deberes de verano menos aburridos?

Con el sol y el calor puede ser algo complicado convencer a los niños para dejen sus juegos y empiecen a hacer sus deberes de verano. Sin embargo, sí que podemos intentar que esta tarea les resulte menos aburrida.Toma nota:

  • Haz los deberes con ellos: Siéntate con ellos y préstales atención. Deja que sean ellos los que te expliquen cómo se hacen las tareas y ten paciencia, se sentirán muy útiles y realizados.

  • Planea descansos: En verano la concentración disminuye, así que ten paciencia. Prepara descansos y acompáñalos de una bebida fresquita.

  • Utiliza el refuerzo positivo: Es la mejor forma de motivarlos para acabar los deberes. Puedes ofrecerles un helado o jugar un buen rato en piscina cuando acaben, el premio hará que tengan más ganas de acabar rápido.

  • Ayúdale a crear hábitos y rutinas: Propón hacer siempre los deberes a la misma hora. Por ejemplo, después del desayuno. De esta forma, crearás el hábito y cada vez te costará menos convencerle para que se ponga a trabajar.

Deja tu voto sobre el artículo

Ningún comentario

Dejar un comentario
Nombre

Si no indicas tu nombre, lo publicaremos de forma anónima.

Comentario
 

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información