Cómo utilizar un lápiz de color

Publicado por Papeleria Distrimar el

valoración de Cómo utilizar un lápiz de color

5 de 5 basado en 1 voto

Cómo utilizar un lápiz de colorPosiblemente todos hayamos utilizado un lápiz de color alguna vez. Sin embargo, lo más probable es que, como simples amateurs del dibujo, no lo hayamos hecho correctamente. Quizá, ahora mismo te preguntes cuántos secretos tienen los lápices de color como para que me atreva a señalar el desconocimiento de los no iniciados.

Para empezar, existen varias técnicas para utilizar un lápiz de color y los resultados que podemos conseguir son totalmente diferentes. Las más comunes son la lineal y la tonal pero podemos distinguir cinco más: el blanqueado, el matizado, el frottage, el grattage y el esgrafiado.

Del mismo modo, cuando nos planteamos empezar a experimentar con las técnicas de dibujo que utilizan lápices de color, tenemos que tener en cuenta numerosos factores. Empezando por el tipo de papel o cómo agarrar el lápiz.

Por otro lado, este material es muy apreciado por su versatilidad. No solo nos referimos a los resultados tan dispares que podemos lograr con las diferentes técnicas, sino a todo lo que conseguiremos a nivel tonal gracias a la facilidad para mezclar los colores de los lápices de calidad. Por eso puedes comenzar con algo tan básico como esta caja de 8 colores de Lyra color stripe.

En este post te contaremos todo lo que necesitas saber sobre cómo utilizar lápices de colores. Desde lo que tienes que tener en cuenta antes de empezar hasta cómo mezclar colores, pasando por las técnicas básicas: la lineal y la tonal.

¿Qué tenemos que tener en cuenta antes de empezar?

Como en todas las tareas creativas, la planificación es esencial cuando empezamos a utilizar lápices de color. A continuación te explicamos cuáles son los principales factores que tienes que tener en cuenta antes de empezar.

  • Compra un buen juego de lápices de colores: No es necesario que hagas un gran desembolso. Lo que sí es esencial es que descartes los lápices para niños que suelen tener una textura diferente, no apta para dibujar, y te hagas con un pack para dibujantes. Nosotros te proponemos esta caja Faber-Castell de 36 colores.

  • Fíjate en la rugosidad del papel de dibujo: Influirá directamente en el resultado, podemos escoger entre grano fino, medio y grueso.

  • Aprende a sujetar bien tu lápiz: Sujétalo entre tu pulgar, el índice y el dedo medio.

  • Decide la inclinación: Dependiendo del efecto deseado podemos tomarlo como lo hacemos con un lápiz de escribir o inclinarlo casi en paralelo a la hoja.

  • La punta: Podemos sacarle punta al lápiz con un sacapuntas o con cuchilla para lograr diferentes efectos. En el primer caso esta quedará más fina y nos permitirá trabajar sectores y detalles pequeños. Por el otro lado, utilizando la cuchilla dejaremos más mina al descubierto para cubrir superficies más amplias.

¿Técnica lineal o tonal?

Existen muchísimas técnicas para dibujar con lápices de colores a nivel profesional aunque hoy nos centramos en las dos más conocidas: la lineal y la tonal.

La técnica lineal consiste en dibujar en base a un trazo. El objetivo es conseguir los diferentes tonos claros y oscuros que puede darnos un lápiz concreto o varios de la misma gama cromática. Para trabajarla se van trazando líneas paralelas finas que se superponen con otras cruzadas. A cada una de ellas se les llama tramas o anchurados y según aumente su densidad, obtendremos tonos más oscuros.

El uso de tramas nos permite dar volumen a nuestros dibujos. Con pequeñas líneas muy densas conseguiremos zonas de sombra profunda o penumbra. Si queremos darle brillo a una parte en concreto, incluimos menos líneas. También podemos utilizar esta técnica para simular texturas como hierba o el pelaje de un animal.

Por otro lado, la técnica total es la que más se asemeja a la forma en la que coloreamos normalmente. Consiste en crear “manchas” de color en las que no se aprecia el trazo, creando un efecto muy similar al del carbón o lápices pastel. La utilizaremos para colorear las distintas partes de nuestros dibujos a los que no queramos darles ningún matiz o textura especial.

¿Cómo mezclar colores?

La técnica más sencilla para mezclar lápices de colores consiste en la superposición de capas. Como este material es traslúcido permite que cuando añadamos una capa esta no cubra completamente a la de abajo, sino que se superponga. Por supuesto que una máxima es que cuentes con materiales de calidad, como los de caja de lápices de colores Giotto.

Podemos realizar estas mezclas de diferentes formas. Nosotros te aconsejamos que pruebes primero en un papel cúal sería el resultado por si acaso. Después, puedes aplicar las diferentes capas realizando movimientos circulares o lineales, dependiendo de cómo quieras que se integren y listo.

Deja tu voto sobre el artículo

Ningún comentario

Dejar un comentario
Nombre


Comentario
 

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información