Cómo preparar un escape room para niños

11/03/2020

Papelería Distrimar

Temas: Manualidades

valoración de Cómo preparar un escape room para niños

5 de 5 basado en 1 voto

escape room para niñosLos escape rooms son salas en las que se encierra a los participantes y donde se plantean problemas y enigmas cuya solución supone un progreso que, al final, permitirá a los jugadores salir de ellas.

Son una manera divertida y entretenida de ejercitarse mentalmente, incluso físicamente, lo que invita a padres, madres y docentes a lanzarse al diseño de escape rooms para niños. Y es que los beneficios son evidentes: promueven el aprendizaje colaborativo a través del trabajo en equipo, ejercitan la capacidad de solucionar problemas, fomentan el diálogo y el pensamiento deductivo, fortalecen ante el trabajo bajo presión y, por supuesto, son divertidos.

Cómo hacer un escape room para niños: propuestas y claves

Para que veas en la práctica cómo montar un escape room casero, te dejamos un par de propuestas.

El laboratorio de geología

Esta propuesta es ideal para niños de 8 a 10 años, aproximadamente. Llévalos a una habitación cerrada y prepara lo siguiente:

  • Archivadores de cartón con hojas de papel en su interior.
  • Dos cajas cerradas con candados con código.
  • Piedras decoradas.
  • Elementos y enseres para distraer y ambientar, como imágenes para las paredes.

La primera prueba consiste en extraer un código juntando los trozos de papel del interior de los archivadores. Cada trozo de papel debe contener una operación matemática sencilla para resolver, y luego deben ordenar los números de cada resultado para extraer el código. Para saber el orden de cada dígito, deben considerar la letra del abecedario que vean en el exterior del archivador de donde han extraído el trozo de papel con la operación matemática.

Cuando tengan el código, tienen que abrir un recipiente cerrado con candado con piedras en su interior. Las piedras deben estar pintadas, y entre ellas componer un puzle. Para conocer el siguiente código, deben armar el puzle. Para pintar las piedras te recomendamos que leas el artículo manualidades con piedras

Con el código numérico podrán abrir el último candado para sacar la llave y abrir la puerta de la habitación.

Al rescate de Jackie

Para poner en marcha este escape room infantil, ideal para niños más pequeños, necesitarás los siguientes materiales:

  • Una caja con bolígrafos de tubo transparente (tipo Bic).
  • Una caja fuerte o maleta que necesite un código para abrirse (o algo que se puede cerrar con un candado con código).
  • Un trozo de papel.
  • Algún dispositivo electrónico que puedas proteger con clave (como el móvil, un portátil o la tablet).
  • Un muñeco de peluche.
  • Elementos para despistar: una caja de cereales vacía, botellas de agua de diferentes tamaños, una imagen impresa, etc.

Monta todos los elementos en la habitación, incluyendo aquellos que utilices para despistar. El primer paso que deben dar es encontrar un bolígrafo en cuyo interior tú has puesto el trozo de papel con un código, que debe abrir la caja fuerte o maleta.

Su apertura sería el segundo paso a dar porque, cuando lo consigan, en el interior encontrarán la forma de desbloquear el dispositivo electrónico, que también está en la habitación. Puede tratarse del patrón de un móvil, algo que se pueda intentar varias veces sin llegar a bloquearlo por completo, o que se bloquee solo por tiempo limitado.

En el dispositivo podrán ver el lugar donde se encuentra escondido el peluche, Jackie (o cualquier otro nombre si les resulta más familiar). Lo ideal es que, antes de bloquearlo, dejes abierto el documento en el que pueden encontrarlo, y que sea lo primero que vean. Cuando lo encuentren habrán salido de la habitación y superado la prueba.

Consejos para preparar un escape room para niños

Para saber cómo hacer un escape room infantil, ten en cuenta estos consejos generales:

  • Elige un hilo conductor. Deberías usar algo que les cree interés como la ciencia ficción o la fantasía, así como elementos que conozcan.
  • Ajusta a su nivel. Es necesario que las pruebas a resolver se ajusten su edad, es decir, que consistan en cálculos, retos lingüísticos o conocimientos que posean.
  • Prepara bien. Todos los juegos de escape tienen su introducción, pues sirven para introducir la temática y el planteamiento. Puede ser un folio escrito, un vídeo, una nota de audio, etc.
  • Diseña el planteamiento. Ten en cuenta que la clave está en que en cada enigma a solucionar consigan la pista que les sirva para el siguiente juego, y así llegar al final.
  • Cuida el atrezo. Necesitarás enseres como material escolar y de oficina, pero también artículos con los que despistar. Además, en un escape room casero, como en los profesionales, no faltan las cajas fuertes o candados con código. Lo ideal es que los objetos y su disposición ayuden a la inmersión, es decir, a meterse en la piel de los héroes y heroínas a los que les ha sido encomendada la misión.
  • Vigila sin tomar protagonismo. Debes observarlos para tomar nota de su comportamiento y, si se atascan, darles alguna pista. Por ejemplo, puedes usar una linterna con la que enfocar el objeto sobre el que deben trabajar, sin decir nada más.

En definitiva, montar un escape room para niños casero es cuestión de echarle imaginación, prepararlo bien y despertar su curiosidad para motivarlos. Seguro que se lo pasan bien mientras se ejercitan física y mentalmente, lo que siempre genera beneficios.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información