Cómo hacer una placa personalizada para tu puerta

27/03/2020

Papelería Distrimar

Temas: Manualidades

cartel personalizado en una puertaLas placas para puertas son un clásico. Tradicionalmente se usaban para indicar la presencia de un negocio, pero hoy en día se han convertido en un elemento decorativo más dentro de nuestras casas.

Tener una placa de puerta es algo que encanta a los más peques, una buena forma de poder destacar que ahí está su habitación, su espacio privado. Pero incluso si no tienes niños pequeños, te pueden resultar prácticas las placas para puertas personalizadas, para destacar espacios como el cuarto de baño.

Lo bueno es que si quieres darle un toque único a tu hogar con una placa de este tipo no tienes que invertir en comprar una, ya que con un poco de imaginación y las herramientas adecuadas puedes hacer un diseño espectacular.

Lo primero, haz un boceto

Antes de ponerte manos a la obra con los materiales, debes tener muy claro qué es lo que quieres hacer. Lo mejor en estos casos es coger lápiz y papel y dejar volar la imaginación. Dado que no es lo mismo hacer una placa para un dormitorio infantil que para un baño, puedes plantearte hacer varios bocetos y escoger luego el que más te guste.

Internet puede ser una buena fuente de inspiración, puedes encontrar cientos y cientos de diseños en los que te puedes inspirar o que directamente puedes copiar.

Pero hay una cosa que debes tener muy en cuenta: el tamaño de la puerta. Esto va a limitar las dimensiones de tu cartel. Ten en cuenta que no es necesario que sea demasiado grande, muchas veces las placas de dimensiones comedidas son una alternativa más elegante.

Mide bien la puerta y piensa cómo quieres que sea tu diseño, si será más horizontal o más vertical. Una vez que tengas claras las medidas, debes encajar tu boceto en el tamaño de la placa.

Ahora que ya tienes más claro qué es lo que vas a hacer, es hora de ponerse serios y empezar a trabajar en la placa.

Escoge el material base

Si el cartel para puerta tiene una finalidad puramente decorativa es mejor que escojas materiales que vayan a mantenerse en buenas condiciones a lo largo del tiempo, que sean resistentes y fáciles de limpiar.

Una madera de contrachapado puede ser una buena alternativa. La puedes cortar a la medida necesaria y es un soporte rígido que podrás colocar bien sobre la puerta.

Para placas de puertas personalizadas elaboradas por niños el, papel para dibujo puede ser una buena opción. Es mucho más resistente que un folio y sobre él se puede pintar con ceras, rotuladores e incluso acuarelas. Si quieres que no se estropee con el paso del tiempo, lo puedes proteger con forro autoadhesivo para libros o incluso con ayuda de una plastificadora.

Pero también tienes otras alternativas. Podrías convertir un tablón de corcho en la base para tu placa de puerta, escoger una cartulina, un cartón entelado o un bastidor.

Lo importante es que sea una superficie plana, lisa y que sea capaz de soportar los materiales que vas a usar para pintar.

Elige los utensilios de pintura

Tienes cientos de alternativas, pero las acuarelas están entre las más recomendadas. Empezar a pintar con acuarela no es tan complicado como crees, solo es cuestión de perderle un poco el miedo.

Lo bueno de la acuarela es que se aplica bien sobre cualquiera de los soportes base que hemos mencionado, y una vez que hayas terminado tu trabajo, puedes aplicar sobre el mismo un barniz protector que mantendrá la pintura en óptimas condiciones.

¿Cómo vas a colgar tu cartel para puerta?

Ya has visto cómo hacer una placa de puerta, pero ahora que la tienes lista es momento de colocarla en su lugar. Aunque tengas intención de que la placa esté en su sitio durante mucho tiempo, lo mejor es que no la pegues directamente sobre la puerta, esto acabaría dañando la madera.

Puedes escoger tiras adhesivas especiales para colgar que no dejan rastro. De hecho, si tu placa no pesa mucho, obtendrás el mismo resultado con una cinta adhesiva de doble cara.

Si buscas un diseño algo más clásico, puedes poner un pequeño gancho colgado en la puerta y luego pegar una cuerda o un trozo de lana en los laterales de tu placa con ayuda de una pistola de silicona. Cuelgas la placa del gancho y ya lo tienes listo. Esta opción es muy adecuada si se trata de una placa de puerta para niños, especialmente si has creado un cartel a doble cara que ellos van a estar constantemente moviendo.

Ya los has visto: diseñar y crear una placa para puerta no es nada complicado. Es una buena alternativa para decorar tu hogar e incluso para regalar. Escoge bien los materiales, deja volar tu imaginación y sorpréndete con el resultado.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información