Cómo hacer un libro sensorial con fieltro

10/01/2020 Papelería Distrimar

Temas: Manualidades

libro sensorialHoy en día está claro: por muy pequeños que sean, los niños son unas verdaderas esponjas dispuestas a absorber todo lo que les ocurra en su día a día y a aprender de ello.

Es por eso por lo que los padres, pediatras, docentes y cuidadores se preocupan cada vez más y de un modo muy especial por la estimulación de los más pequeños de la casa: cada paso dado en ese sentido les ayuda a ser cada día un poquito más inteligentes, receptivos y sensibles.

En ese sentido, una de las ideas más interesantes y que se pueden convertir en un regalo ideal para el bebé de la familia es hacer un libro sensorial con fieltro para que el pequeñín se ponga manos a la obra cuanto antes.

¿Pero qué es un libro sensorial?

Este tipo de libros están creados con materiales adecuados para ser manipulados por un niño muy pequeño y contienen “páginas” especialmente pensadas para fomentar una actitud de investigación en los bebés. Este tipo de instrumento se ha puesto de moda en los últimos tiempos debido a la influencia del sistema de aprendizaje Montessori.

El objetivo de los libros sensoriales es despertar el interés de los bebés por algo que hasta el momento desconocen: una textura o un sonido, por ejemplo.

Si has oído las bondades de este tipo de juegos y quieres que tu pequeño tenga uno pero no tienes ni idea de cómo hacer libros sensoriales, estos son algunos consejos a tener en cuenta. Aquí encontrarás información sobre qué tipo de materiales necesitas y dónde los puedes adquirir.

Cómo hacer libros sensoriales de fieltro: construcción paso a paso

Para el ejemplo realizaremos un libro de fieltro en el que cada página permitirá a estos nuevos ‘lectores’ conocer una textura diferente de la tela.

Para ello, lo primero es hacerse con los distintos materiales. En ese sentido, la base del libro es el fieltro, así que es importante hacerse con varios pliegos de diferentes colores. La combinación de colores es a gusto del autor, pero siempre es interesante utilizar tonos primarios, muy distintos unos de otros, que también sirvan como estimulante a los niños. 

Además, para el tipo de libro que hemos proyectado, basado en las distintas texturas de la tela, necesitaremos diferentes recortes de tela de muy diferentes tipos: alguna rugosa, otra suave, otra calentita... cuantas más y más diferentes entre ellas, mejor.

El primer punto del trabajo: crear la estructura del libro

Pensaremos en un tamaño para el libro. Deberá ser fácil de manipular por las manitas del pequeño, de modo que optaremos por tamaños pequeños y cuadrados, tipo 15 x 15.

Si por ejemplo utilizamos esa medida, cortaremos las distintas hojas de fieltro de ese tamaño, pero dobles. De este modo, cortaremos planchas de 15 centímetros de alto por 30 de largo, para que podamos unir las distintas hojas por el centro.

Pegar el fieltro sin ningún tipo de riesgo para los niños es muy sencillo: la opción más saludable es utilizar tiras de velcro, para evitar cualquier tipo de pegamento.

Montaremos las páginas y, con ayuda de las tiras de velcro, iremos pegando en cada página las distintas telas, de manera que, al pasar página a página, el bebé se enfrente a distintas texturas y tipos de telas y pueda experimentar las sensaciones que nacen al tacto.

Otros materiales

Si no se encuentran suficientes telas para rellenar un número aceptable de páginas, se puede experimentar con otros materiales que no son para nada peligrosos para los niños de edades muy tempranas como el algodón, algún tipo de esponja, el propio velcro… ¡Todo es dejar volar la imaginación y pensar en distintos elementos del día a día que puedan servir como banco de pruebas a estos pequeñines!

Obviamente, aunque construiremos el libro sensorial de fieltro con los materiales menos peligrosos para un bebé, nunca está de más recordar que todos estos tipos de juguetes caseros deben ser utilizados con supervisión de un adulto para evitar sorpresas indeseadas.

Qué aporta al bebé el uso de los libros sensoriales

Según indican los profesionales de la educación infantil que utilizan este tipo de objetos motivados por el plan de educación Montessori, este tipo de  instrumentos son los idóneos para el autodescubrimiento de ciertas habilidades o características propias de cada bebé.

Con las diferentes texturas del libro sensorial, el bebé comprenderá que hay ciertos materiales que presentan diferentes cualidades; algunos raspan, otros son suaves y calentitos, unos duros otros blandos, etc. Y directamente asociadas a esas texturas nacerán en él ciertas sensaciones como placer, extrañeza, o incomodidad, todas ellas necesarias para su correcto desarrollo.

Crear un libro sensorial es una de las mejores formas de que nuestro bebé comience a descubrir, de un modo seguro y muy controlado, el mundo que le rodea. Con un libro sensorial de fieltro le regalarás un mundo de descubrimientos y sorpresas.

Deja tu voto sobre el artículo

Ningún comentario

Dejar un comentario
Nombre

Si no indicas tu nombre, lo publicaremos de forma anónima.

Comentario
 

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información