Nuestro almacén continúa opertativo y seguimos haciendo envíos a domicilio con normalidad. Más información

Cómo hacer juegos de construcción para niños

25/03/2020

Papelería Distrimar

Temas: Manualidades

Niño haciendo juegos de construcciónLos juegos de construcción son un clásico de la infancia. Todos hemos jugado con ellos y hemos visto que las generaciones posteriores también lo han hecho.

Lo cierto es que los niños pueden pasar horas y horas jugando y creando todo tipo de figuras, y esto es algo que como adultos nos llama mucho lo atención. Además, los pediatras recomiendan los juegos de construir. Por eso, vamos a ver cómo crear algunos de forma casera y sin tener que invertir mucho.

Una de las grandes ventajas de los juegos de construcción es que van creciendo a medida que lo hacen los niños, volviéndose poco a poco más complejos. Empezamos con formas sencillas y acabamos con bloques de las más diversas formas y tamaños.

¿Por qué son tan importantes los juegos de construcción para niños de 6 a 12 años?

Es frecuente que los niños empiecen a usar estos juguetes desde muy pequeños y sigan practicando con ellos hasta llegar a la adolescencia. En un principio el juego es básicamente apilar piezas y luego destruir lo creado, pero a medida que los niños cumplen años van creando estructuras más lógicas y sólidas.

Está demostrado que este tipo de juegos son perfectos para el desarrollo de habilidades motoras, sensoriales y cognitivas. Además, si el niño juega con otros niños o incluso con sus padres, le ayuda a desarrollar habilidades emocionales y sociales.

Que los niños tengan juegos de construir es básico en su desarrollo, puesto que les permiten desarrollar la coordinación óculo-manual, la visión espacial, facilitan el proceso de aprendizaje relacionado con el cálculo y las matemáticas, fomentan la atención y la concentración, así como la cooperación, a la vez que estimulan las funciones cerebrales asociadas a la planificación y la flexibilidad. Mejoran el autoestima, ayudan a lidiar con la frustración y fomentan el desarrollo de la imaginación.

Con todas estas ventajas, es normal que quieras que tus hijos tengan juegos de construcción. Y la buena noticia es que los puedes hacer tú mismo en casa.

¿Cómo hacer juegos de construcción para niños?

Juegos de construcción con cartón

Necesitarás una caja de cartón y en apenas unas horas tendrás el juego listo. Se trata de recortar piezas de diferente tamaño y forma, en cada una de ellas haz unos pequeños cortes que permitan ensamblar unas piezas con otras.

Una pieza rectangular debería llevar unos seis cortes, dos en cada uno de los laterales más largos y uno en cada lateral corto. Una vez que las tengas listas lo único que tienes que hacer es pintarlas de diferentes colores.

Nuestra recomendación es que si los niños son pequeños utilices colores muy llamativos como el rojo, el amarillo, el azul, por ejemplo, ya que esto atraerá su atención sobre el juguete. Para pintarlas, la mejor opción es la pintura acrílica, que es sencilla de utilizar y muy resistente.

Para que no se pierdan las piezas, no te olvides de crear también un estuche para ellas. Algo tan sencillo como una caja de cereales puede ser la solución. Fórrala con papel metalizado y guarda dentro todas las piezas. No se perderán y además te ocupará muy poco espacio en casa.

Reciclar viejos juguetes de madera

Es posible que en algún momento alguien le haya regalado a tus hijos unos bloques de madera. Son perfectos para cuando los niños son muy pequeños, pero a medida que crecen, este juguete se queda algo desfasado, puesto que las construcciones que se pueden hacer con ellos están muy limitadas.

Una forma de darle una nueva vida a estas piezas es pegar un poco de velcro en algunas de sus caras. Así conseguirás que unas piezas puedan engancharse con otras y esto permitirá a tus hijos hacer construcciones mucho más elaboradas. La pistola de silicona, a la que dedicamos un artículo completo en el blog: 5 manualidades con pistola de silicona, será tu gran aliada en esta tarea.

Juegos más complejos

Para ir complicando la cosa a medida que los niños crecen puedes hacer unas piezas más difíciles de ensamblar y que impliquen un mayor desarrollo de la imaginación, de la habilidad de cálculo y de la visión espacial.

En este caso necesitas unas pinzas clásicas de madera y unos palos de helado que puedes pintar en cualquier color. No obstante, si tus hijos tienen la suficiente edad como para hacer construcciones con estos elementos, también pueden crear ellos mismos sus juegos de construcción. Es una tarea perfecta para una de esas tardes en las que no apetece salir de casa.

Una vez que tienes los palos y las pinzas no necesitas nada más. Se trata de ponerle imaginación y usar estos elementos para levantar todo tipo de estructuras. Podéis organizar un divertido concurso en casa para ver quién hace la construcción más complicada o la más alta. Será un verdadero reto de ingeniería.

Los juegos de construcción son perfectos para la infancia y la adolescencia, y ya has visto que con un poco de imaginación los puedes hacer en casa sin apenas gastar dinero. ¿Te animas a probarlos?

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información