Cómo elegir las gafas de seguridad más adecuadas

28/02/2020

Papelería Distrimar

Temas: Material oficina

gafas de seguridadEn el anterior post hablamos de la importancia de elegir correctamente un buen calzado de seguridad, hoy seguimos con otro artículo dedicado a la seguridad en el trabajo.

Los ojos son una de las zonas más delicadas del cuerpo y conviene protegerlos cuando desarrollamos trabajos peligrosos —o que requieran de una protección especial— que puedan dañarlos, por ejemplo, si pueden saltar esquirlas, restos de algún material o gotas de productos corrosivos.

Para ello contamos con las gafas de seguridad, que están entre los EPI (Equipo de Protección Individual) más habituales y que pueden sacarte de más de un apuro (o baja por accidente).

¿Qué son las gafas protectoras?

El ojo es una zona muy frágil y vulnerable, algo aparentemente inofensivo como una infección superficial puede acabar desencadenando daños graves e incluso lesiones irreversibles que podrían conllevar la pérdida de la visión y hasta del ojo.

Las gafas de protección laboral se encargan de proteger los ojos de la entrada de objetos, ya sean productos químicos o partículas.

¿Cuándo es obligatorio su uso?

Ahora que ya sabes para qué sirven las gafas de protección, seguro que no te extraña que haya puestos de trabajo en los que su uso sea obligatorio.

En talleres en los que se trabaja con motosierras o taladros su utilización es obligatoria. Esto se debe a que en estas tareas es normal que puedan saltar restos del material que se está perforando: serrín, hormigón, entre otros.

En el caso de personas que trabajan en laboratorios en los que hay productos químicos las gafas de seguridad también están entre los EPI más usados para proteger frente a los riesgos laborales. Aquí se trata de evitar que algún líquido corrosivo pueda dañar los ojos.

Incluso los deportistas las usan. En algunos casos como en el esquí profesional su uso es totalmente obligatorio, pero también nos encontramos con deportistas que las usan en disciplinas en las que no son obligatorias. Por ejemplo, en el baloncesto para evitar impactos en la zona ocular.

¿Qué tipos de gafas de protección laboral existen?

Según los riesgos frente a los que ofrecen protección

  • Para riesgo mecánico: protegen frente a los impactos.
  • Para riesgo químico o biológico: protegen frente a la acción de los productos químicos y los microorganismos.
  • Para riesgo eléctrico: protegen frente a los rayos UV, el calor y las partículas.
  • Para riego térmico: ofrecen protección frente a la proyección de metales en fusión, partículas calientes y calor radiante como el emitido por los hornos.
  • Para riesgo asociado a las radiaciones: protegen frente a radiaciones UV, IR R, radiaciones de soldadura y láser.

Según las condiciones de trabajo

A la hora de elegir unas gafas de seguridad no solo hay que tener en cuenta el riesgo frente al que debe estar protegido el trabajador, también es importante valorar las condiciones de trabajo. Esto ayudará a elegir modelos que sean más cómodos y se adapten mejor a la tarea a realizar.

Así, si existe riesgo de que las gafas se empañen es mejor escoger un modelo con revestimiento antivaho que tenga ventilación directa o indirecta. Si existe el riesgo de que las gafas se rayen por sufrir la proyección de materiales es buena idea optar por un modelo con revestimiento antirayaduras.

En caso de que exista riesgo de deslumbramiento se aconseja escoger unas lentes de espejo o polarizadas.

Según las condiciones del trabajador

Tratándose de trabajadores que padezcan algún defecto visual y que no usen lentillas, para ellos hay que escoger gafas de protección graduadas.

Según el uso de las gafas

No es lo mismo tener que llevar las gafas de protección todo el día que usarlas solo un rato. Si son gafas destinadas al uso permanente hay que escoger modelos de clase 1, clase 2 para un uso periódico y clase 3 para un uso muy breve.

Según el material de fabricación

Otro aspecto a tener muy en cuenta son los materiales con los que se han elaborado las gafas de seguridad.

El policarbonato es una buena opción si se van a hacer trabajos mecánicos, eléctricos o de soldadura. Tiene a su favor que es un material ligero, robusto, resistente frente a los choques, con resistencia UV y con lentes disponibles en varios tonos. Sin embargo, se raya con más facilidad que otros materiales.

Por su parte, el acetato es el material más elegido si se busca protección al realizar trabajos químicos. Es muy resistente a la abrasión y las rayaduras, muy sólido. Pero en cambio es algo más pesado, no se puede usar con lentes de diferentes tonos y su resistencia frente a los choques y las proyecciones es menor.

En cualquier caso, al usar unas gafas de seguridad siempre debemos asegurarnos de que sean cómodas y ofrezcan una protección suficiente frente al riesgo que hay que afrontar. Además, no hay que olvidar que si su uso es obligatorio no cumplir con esa imposición puede dar lugar a posibles sanciones. El ojo es una zona muy delicada, y con algo tan sencillo como llevar unas buenas gafas podemos asegurarnos de tenerlo protegido. No merece la pena correr riesgos.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información