Cómo elegir el calzado de seguridad correctamente

26/02/2020

Papelería Distrimar

Temas: Material oficina

calzado de seguridadEl calzado de seguridad es un complemento indispensable en algunos puestos de trabajo. Forma parte de las medidas de seguridad que buscan proteger a los empleados de los daños causados por los riesgos asociados a su trabajo. Además, en muchos casos su utilización es totalmente obligatoria.

No en vano, el calzado es la parte de nuestro vestuario de trabajo que normalmente está en permanente contacto con el medio en el que estamos desarrollando nuestra actividad. Como las ruedas de un coche, su composición y características pueden ser fundamentales para dotarnos de seguridad en todo momento.

¿Para qué sirve el calzado de seguridad?

Se considera calzado de protección a todo aquel que por sus características es capaz de proteger el pie de los riesgos asociados a los accidentes de trabajo.

Este tema se regula en la norma UNE-EN ISO 20345. Según esta, este tipo de calzado debe cumplir una serie de requisitos para poder ser considerado de seguridad:

  • Tener puntera de seguridad que proteja la zona de los dedos.
  • Ser capaz de proteger de un impacto de al menos 200 J de fuerza y de la compresión con cargas hasta al menos los 15 KJ.
  • Tiene que ser resistente al deslizamiento.

El calzado de seguridad forma parte de los EPI o Equipos de Protección Individual. Su objetivo es proteger el pie frente a impactos y compresión, así como evitar los resbalones.

¿Cuándo es obligatorio llevar calzado de protección?

Las botas o zapatillas de seguridad son obligatorias en muchos puestos de trabajo. El tema de los riesgos laborales es amplio y complejo, pero podemos decir que cada sector e incluso cada empresa y cada puesto en ella tiene unos riesgos propios, de ahí la importancia de hacer un buen análisis de riesgos laborales para determinar qué medidas de protección deben establecerse en cada caso.

Por lo que se refiere al calzado de seguridad, lo habitual es que su uso sea obligatorio en empleos en los que existe el riesgo de que el pie se pueda verse dañado por algún golpe. Los casos más típicos son los mozos de almacén, los reponedores y el personal que trabaja en la construcción.

Tipos de calzado de seguridad

En nuestra papeleria online, dentro de la gama de calzado de seguridad tenemos una amplia variedad entre la que podemos elegir. Aunque es importante que los zapatos o botas elegidas se adecúen a la estética de la ropa de trabajo que llevan los empleados, lo fundamental aquí es que el EPI escogido ofrezca la protección que realmente se necesita en el puesto de trabajo del que se trate.

Si no hay exposición a riesgo mecánico por impacto o compresión

En este caso bastará con un modelo más sencillo que tenga talón cerrado, propiedades antiestáticas, que sea impermeable, con suela con resaltes para evitar resbalones, resistencia a la perforación y absorción de energía en el talón.

Este es el tipo de calzado que vemos muchas veces en el personal sanitario o en el personal que se dedica a labores de limpieza.

Calzado de seguridad de uso general

Es el que se usa cuando existen riesgos mecánicos. En este caso es mejor optar por modelos que tengan suela con resaltes para evitar resbalones, materiales resistentes a la perforación e impermeables, propiedades antiestáticas, protección en la puntera a través de refuerzo de acero.

Dentro de ambos tipos de calzados de seguridad, nos encontramos a su vez con muchas opciones que ofrecen más o menos protección. Precisamente por ello es necesario evaluar muy bien los riesgos que tiene cada puesto de trabajo, ya que solo esto nos garantiza que podamos hacer una buena elección de este tipo de EPI.

De las características más habituales entre las que se puede elegir están: puntera de seguridad, propiedades antiestáticas, suela resistente a los aceites minerales, suela antishock, plantilla antiperforación, empeine hidrorepelente, suela antideslizante, resistencia a la inmersión.

Uso del calzado de seguridad

Es obligación del empresario dotar a sus trabajadores de los medios necesarios para que estos estén protegidos frente a los riesgos propios de su puesto de trabajo. Esto implica que es el empresario es el que debe proporcionar a los empleados las botas o zapatillas de seguridad y asegurarse además de que las están usando.

Por su parte, los empleados están obligados a conocer las medidas de seguridad que se aplican en su puesto de trabajo y a usar los EPI necesarios para su protección.

Este es un principio básico de la normativa sobre protección de riesgos laborales. El incumplimiento puede dar lugar a importantes sanciones.

Para contribuir a que los trabajadores no pongan problemas para llevar el calzado de seguridad puesto durante toda su jornada, los diseños actuales tienen también muy en cuenta la ergonomía para ofrecer una mayor comodidad. Algunos modelos incluso son compatibles con el uso de plantillas ortopédicas.

El pie es una zona muy expuesta a ciertos riesgos en algunos puestos de trabajo, por eso es tan importante protegerlo. Y esto es algo que a día de hoy podemos conseguir fácilmente con la ayuda del calzado de seguridad, por eso no hay que olvidarse nunca de usarlo.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información