Beneficios de los mandalas y dibujos para niños

29/01/2020

Papelería Distrimar

Temas: Manualidades

niño dibujando mandalasLos mandalas pueden servir de guía para ubicar a los niños en su centro más profundo, mostrándoles cómo su creatividad puede llegar a conectarse con estados sutiles de conciencia.

Hoy nos adentramos en una enigmática aventura que te hará comprender los beneficios de los mandalas para niños al mismo tiempo que aprendes a presentar estos dibujos a tus hijos de la forma más adecuada.

Hablaremos de los beneficios que tiene para el desarrollo de los niños, colorear y dibujar figuras en general y mandalas en particular. ¡Vamos a ello!

¿Qué es un mandala?

La palabra mandala significa "círculo sagrado" en sánscrito pero, más allá de su definición como término escrito, el mandala está considerado un impulsor energético que promueve el equilibrio y la purificación al mismo tiempo que transforma el entorno y la mente.

Su uso ha demostrado ser muy útil para diferentes prácticas como meditar, trabajar la energía, estabilizar las emociones e incluso tratar estados agudos de estrés y ansiedad.

Beneficios de dibujar para los niños

Actualmente hay suficientes estudios que demuestran que dibujar tiene multitud de beneficios para los más pequeños; veamos algunos de los más importantes:

  • Aumenta la autoestima.
  • Mejora la psicomotricidad.
  • Promueve la creatividad.
  • Promueve la comunicación con uno mismo y los demás.

Todos estos beneficios en el desarrollo de los niños son comunes al proceso de dibujar en sí mismo; pero, ¿en qué ayudan exactamente los mandalas?

¿Qué beneficios tienen los mandalas para niños?

Comúnmente se define a los mandalas como una forma de meditación activa con la que los pequeños tienen la oportunidad de profundizar en sí mismos y en su realidad. Todo apunta a que estos dibujos para niños son capaces de repercutir positivamente en el dibujante; pero, ¿cuáles son sus principales beneficios?

  • Promueven la relajación y la meditación profundas.
  • Aumentan la concentración y la capacidad de análisis.
  • Fomentan la paciencia y la templanza.
  • Ayuda en la resolución de conflictos.
  • Equilibran las emociones.
  • Desarrollan la paciencia.
  • Despiertan los sentidos.
  • Combaten la tristeza, la apatía, la ansiedad y el estrés.

Todos estos beneficios están relacionados con la profunda conexión de los mandalas al cosmos y al universo. La forma circular y perfectamente simétrica de sus figuras representa los ciclos infinitos de la vida como símbolo de la creación y es justamente su forma sagrada la responsable de su potencial como terapia.

¿Cómo deben los niños colorear los mandalas?

Aunque para colorear solo hace falta un dibujo y varias piezas de colores, existen tanto instrucciones básicas que se deben enseñar al niño antes de colorear un mandala como pequeños consejos destinados a cuidar el ambiente en el que se va a desarrollar la actividad.

  • Música relajante de fondo: la música sosegada tiene efectos muy beneficiosos para el ser humano. Antes de que el niño coloree su dibujo se recomienda poner música relajante de fondo. Cualquier estilo tranquilo será una buena opción, aunque la música clásica es la más apropiada.
  • Ambiente silencioso y tranquilo: cualquier instante es bueno para colorear un mandala; sin embargo, los beneficios adquiridos serán mayores cuanto más silencioso y calmado sea el ambiente. Intenta elegir un momento de quietud para que tu hijo trabaje con mandalas con la mayor paz posible.
  • Elección del mandala: se recomienda que el niño visualice varios mandalas y que elija el que más le atraiga. Explica a tu hijo los pasos del proceso e intenta darle a elegir entre mandalas fáciles y difíciles. El hecho de que sea un niño no implica que no vaya a ser capaz de enfrentarse a un mandala más complejo.
  • Observación: es importante que el pequeño observe el dibujo antes de comenzar a colorear. Lo ideal es que aprenda a identificar cuáles son los colores que más le llaman la atención para darle color al mandala que haya elegido.
  • Libertad: el niño debe tener libertad total para colorear el mandala. Una vez que finalice el dibujo o quiera dejar de colorear no se debe corregir cómo lo hizo.
  • Retrospección: cuando el niño termine de colorear el mandala se le debe invitar a hacer una retrospección sobre las emociones que ha sentido mientras coloreaba. Puedes utilizar preguntas o dejar que tu hijo exprese todo lo que ha sentido.

Uso de colores y material necesario para colorear mandalas

Para colorear mandalas tan solo hace falta varios dibujos impresos y una buena tanda de colores. Es importante ofrecer al niño un amplio abanico de color para que elija qué tonalidades va a utilizar. Para mandalas impresos en papel A4, los lápices de colores son los más adecuados; estos ofrecen la posibilidad de hacer trazos y líneas con gran facilidad e impiden que se coloreen zonas no deseadas del dibujo.

Los rotuladores escolares pueden ser una buena opción si el mandala está impreso en un papel grueso; también se puede optar por crear un mandala en papel o cartulina y utilizar témperas para darle color. Si decidís hacer vuestro propio mandala necesitaréis compases que os ayuden a trazar círculos perfectos.

Para acabar, te animamos a que compruebes todos y cada uno de los beneficios de los mandalas para niños; estamos seguros de que te encantará ver los resultados obtenidos.

Deja tu voto sobre el artículo

Ningún comentario

Dejar un comentario
Nombre

Si no indicas tu nombre, lo publicaremos de forma anónima.

Comentario

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información