Nuestro almacén continúa operativo y seguimos haciendo envíos a domicilio con normalidad. Más información

Arcilla polimérica (Fimo): guía para principiantes

26/12/2019

Papelería Distrimar

Temas: Manualidades

figurita fimoLa arcilla polimérica comúnmente conocida por Fimo en honor al nombre de una de las principales marcas que la comercializan, es una pasta de modelar de características similares a la plastilina pero que posee una gran particularidad: se endurece tras un proceso de horneado.

Hoy te acompañamos en una completa guía de arcilla polimérica para principiantes, en la que te contamos los aspectos más importantes para iniciarse con éxito en el modelaje de este tipo de arcilla.

Tipos de arcilla polimérica

El tipo de arcilla polimérica se asocia a su fabricante, pudiendo acceder a diferentes arcillas dependiendo del trabajo que se quiera realizar.

De este modo, las arcillas disponibles en el mercado poseen propiedades ligeramente distintas que habrá que tener en cuenta a la hora de comenzar a trabajarla. Algunas de las características que debes contemplar a la hora de decidir qué tipo de arcilla polimérica es la más adecuada son las siguientes.

  • Dureza y flexibilidad antes y después de hornear.
  • Tiempo necesario para ablandarla.
  • Resistencia.
  • Calidad de acabados.
  • Gama de colores disponibles.
  • Fidelidad del color.

Entre las marcas de arcilla polimérica más conocidas se encuentran Fimo, Sculpey, Premo y Kato Polyclay. Si eres principiante, la arcilla Fimo Soft es una de las pastas más blandas de Fimo; ideal para modelar sin esfuerzo y poder aprender algunas técnicas de iniciación sin gran esfuerzo.

Cómo preparar, trabajar y ablandar Fimo

Antes de conocer cómo trabajar Fimo, es importante que tengas bien aprendidos algunos conceptos básicos.

  • Superficie de trabajo: deberás utilizar una superficie de trabajo totalmente lisa, limpia y seca, siendo las más adecuadas las bases de vidrio, las baldosas no porosas y el papel de hornear.
  • Limpieza: la arcilla polimérica se ensucia con cierta facilidad; por ello, es importante mantener tus manos y la superficie de trabajo totalmente limpias. Las toallitas de bebés son excelentes para eliminar la suciedad y el polvo, por lo que son excelentes compañeras al trabajar con Fimo.
  • Envasado y almacenamiento: deberás respetar la apertura del envase de la arcilla polimérica, de cara a que puedas dejar en su interior la parte de arcilla que no vayas a utilizar. Si esto no es posible, puedes almacenar la arcilla en papel de plata o en pequeñas bolsas teniendo en cuenta que es importante que la arcilla no entre en contacto con el polvo.

Cómo trabajar la arcilla polimérica

Tal y como ya sabes, dependiendo del tipo de arcilla que uses, el trabajo y modelado de la misma te resultará más o menos sencillo.

  1. Lo primero que deberás hacer será preparar tu base de trabajo y limpiar tus manos correctamente.
  2. Abre el envase que vayas a utilizar, coge la porción deseada y amasa la arcilla hasta que se ablande.
  3. Moldea con tus manos hasta conseguir la forma deseada. Puedes trabajar distintas partes para luego unirlas entre sí y utilizar herramientas como rodillos, cortadores, punzones, buriles, etcétera.
  4. Hornea la pieza creada siguiendo las instrucciones del fabricante. Generalmente se utiliza una temperatura de 110ºC a 130ºC y un tiempo de secado de 20 a 30 minutos; pero como decimos, habrá que seguir al pie de la letra las indicaciones del fabricante.
  5. Posteriormente puedes aplicar barniz para proteger la pieza o un gel decorativo perfeccionar su acabado.

Para iniciarse en la arcilla polimérica, es recomendable comenzar poco a poco hasta conseguir experimentar con nuevas formas y técnicas de modelado.

Cómo ablandar el Fimo o la arcilla polimérica que se ha endurecido

El paso del tiempo y un almacenaje incorrecto pueden hacer que tu arcilla acabe endureciéndose, siendo difícil e incluso imposible que puedas moldearla en tal estado. Aunque lo ideal es que no llegue a suceder, la buena noticia es que puedes hacer que tu Fimo vuelva a ser una pasta blanda y moldeable.

  1. Calienta la arcilla con tus manos o con una fuente de calor que no supere la temperatura de tu cuerpo; de otra forma, podría iniciarse el proceso de cocción y, ¡no es lo que queremos!
  2. Amasa e intenta estirar la arcilla. Ayúdate de un rodillo o con un mazo de goma para tener acceso a toda la masa endurecida; de esta forma, podrás ejercer calor sobre toda la superficie. Otra opción es cortar en trozos la arcilla y pasarla por un procesador de alimentos antes de amasarla y trabajarla.
  3. Si la arcilla está demasiado endurecida, utiliza un diluyente líquido para ablandar arcilla polimérica y sigue las indicaciones del producto.

Usos y técnicas con arcilla polimérica

Los usos de la arcilla polimérica son infinitos. Popularmente se utiliza para crear joyería, miniaturas y figuras, y el resultado de las obras es excelente.

Algunas de las técnicas que mejores resultados ofrecen son las de imitación a madera, gemas, tela y cristal, que requieren algo de experiencia previa con el Fimo y combinan destrezas como el fusionado y el soldado.

La creación de imanes para el frigorífico o de piezas para los juegos de mesa son algunas de las posibilidades más apropiadas para los principiantes, que según vayan aprendiendo podrán experimentar con nuevas y espectaculares técnicas de modelado.

Si quieres aventurarte en el fascinante mundo de la arcilla polimérica, ten siempre presente que la paciencia es una gran virtud. Querer empezar a elaborar grandes trabajos puede causarte frustración; comienza con lo más básico y perfecciona tu técnica paulatinamente.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información