Aprender a estudiar, consejos para afrontar el nuevo curso

Publicado por Papeleria Distrimar el - Temas: Material escolar

Aprender a estudiarAprender a estudiar es una tarea a la que todos tienen que enfrentarse tarde o temprano en su vida académica. Muchos estudiantes se sienten frustrados tras un examen porque, a pesar de haber estudiado, no han conseguido los resultados que esperaban. Otro escenario que quizá a muchos les resulte familiar es ese enfado al recibir las notas y ver como un compañero que ha pasado menos horas en la biblioteca ha sacado una calificación mucho mayor.

En muchas ocasiones los alumnos piensan que estos resultados se deben a que no tienen una capacidades tan buenas o que la asignatura se les da mal. Sin embargo, en la mayoría de los casos el principal problema es que tienen que aprender a estudiar correctamente.

No es una cuestión de echarle más horas sino de aprovechar el tiempo. Para hacerlo entran en juego varios factores, en este post prestaremos especial atención a qué materiales necesitas para estudiar, cuáles son las mejores técnicas y a la importancia del estudio día a día.

¿Qué materiales necesito para estudiar?

El primer punto para aprender a estudiar es eliminar las posibles distracciones que puedan afectar a nuestra concentración. Por eso, es importante contar con todo lo que nos hará falta antes de empezar. Además, hay muchos productos de papelería que pueden servirte para optimizar tus esquemas y apuntes; ayudándote a conseguir mejores resultados.

Estos son los materiales básicos que necesitarás para estudiar:

  • Lápiz y goma: Son una gran opción para hacer notas en tus libros y apuntes que podrás corregir si es necesario. Si tienes intención de prestar tus libros cuando acabe el curso, el lápiz es la mejor opción para subrayarlos y que después pueda borrarse.

  • Bolígrafos: La mejor opción para pasar tus apuntes a limpio. Te recomendamos especialmente el bolígrafo borrable Pilot Frixion, que te permitirá corregir errores sin necesidad de hacer tachones. Podrás tener unos apuntes limpios y ordenados.

  • Notas adhesivas: Te servirán para poner pequeñas notas en tus apuntes para destacar datos concretos como fechas o fórmulas.

  • Rotuladores fluorescentes: Utilízalos para resaltar partes importantes de tus apuntes. Puedes utilizar de varios colores con una leyenda para que te resulte más fácil memorizarlo todo.

  • Folios: Imprescindibles para tomar todo tipo de notas, pasar tus apuntes a limpio, hacer esquemas, etc. También puedes utilizar un bloc para tenerlo todo más organizado, en este post te contamos qué tipos de cuadernos existen y para qué puedes utilizar cada uno de ellos.

Las mejores técnicas de estudio

La clave para aprender a estudiar es aplicar técnicas de estudio. Te ayudarán a memorizar y a comprender mejor todos los contenidos que te entrarán en el examen. Te proponemos cinco muy básicas que podrás empezar a aplicar desde ya:

  1. Subraya siempre: Destaca con lápiz o rotulador los conceptos que te parezcan más importantes a medida que vayas leyendo el texto.

  2. Estudia con tus propios apuntes: Es muy importante que seas tú el que haga los resúmenes. No sólo empezarás a retener información a medida que los escribes sino que te resultarán mucho más comprensibles. Además, solo tú sabes en qué puntos necesitarás hacer más hincapié para recordarlos mejor.

  3. Organiza y sintetiza ideas con ayuda de un mapa mental: Una gran idea es incluir dibujos o signos para fomentar la memoria visual.

  4. Utiliza reglas mnemotécnicas para memorizar listas de palabras o conceptos: Un ejemplo es la palabra “CHON” para recordar los elementos químicos esenciales para que exista vida: Carbono, Hidrógeno, Oxígeno y Nitrógeno.

  5. Pregúntate a ti mismo: Hazte pequeños exámenes o test después de cada repaso para analizar cuánto recuerdas de lo que acabas de estudiar.

La importancia del estudio día a día

La constancia es la clave para obtener resultados. Tal y como destacan en este artículo sobre cómo aprender a estudiar, es importante dedicarle al menos una hora al día.

De nada sirve aplicar las mejores técnicas o contar con el mejor material si solo estudias un par de días o, incluso, la noche antes del examen. Quizá puedas conseguir aprobar pero, desde luego, no conseguirás los mejores resultados.

Nadie sería capaz de correr una maratón sin pasarse meses entrenando. Sin embargo, los corredores que salen todos los días a hacer un par de kilómetros pueden superar esta prueba sin problemas. En el terreno académico sucede exactamente lo mismo, aprender a estudiar tiene mucho que ver con la constancia. Estudia una hora al día y verás que cuando llegue el momento del examen apenas te hará falta repasar.

Deja tu voto sobre el artículo

Ningún comentario

Dejar un comentario
Nombre

Si no indicas tu nombre, lo publicaremos de forma anónima.

Comentario
 

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información