¿Cómo superar la ansiedad de los exámenes finales?

31/05/2021

Sarai

Temas: Estudio - Bachillerato - ESO

valoración de ¿Cómo superar la ansiedad de los exámenes finales?

5 de 5 basado en 1 voto

superar la ansiedad ante los exámenesSeguro que sabes lo que son los nervios y el estrés antes de un examen: te cuesta dormir bien, tienes miedo de suspender, y crees que te vas a quedar en blanco. Pero, en algunos casos, la cosa no queda solo ahí. Aunque es cierto que un poco de ansiedad anticipatoria es bueno porque te ayuda a activarte de cara al examen, la ansiedad intensa te perjudica.

La ansiedad intensa ante los exámenes y oposiciones interfiere en tu capacidad de concentración y en tu rendimiento, además de poner en riesgo tu salud. Pero no te preocupes que hay solución. Existen técnicas psicológicas que pueden ayudarte a superar esta ansiedad. ¿Quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es la ansiedad ante los exámenes y qué la provoca?

El tipo de ansiedad que se experimenta en estos periodos de evaluación se conoce como ansiedad de ejecución. Se caracteriza por darse en una situación en la que la persona siente una enorme presión por tener unos buenos resultados. ¿Sabías que esta ansiedad impacta negativamente en el rendimiento de más del 25% de los estudiantes?

La ansiedad se produce como reacción a la anticipación de algo estresante, peligroso o ante lo que no tenemos el control. Pero no es solo un factor cognitivo que afecte únicamente a nuestros pensamientos y nuestras capacidades de procesar y recuperar la información. También afecta a nuestra salud física ya que pone al cuerpo en tensión, por efecto de la adrenalina que genera nuestro cerebro, preparándonos para huir o luchar. Esta orientación a la huida o a la lucha es muy adaptativa cuando nos encontramos en una situación de peligro puntual. Sin embargo, cuando se mantiene en el tiempo, es muy dañina.

¿Pero cuál es el mayor problema de la ansiedad a los exámenes? ¡El círculo vicioso que crea! Cuanta más ansiedad tenemos, más pensamientos negativos y miedos nos llegan, aumentando aún más esa ansiedad. Y esta distracción hace, no solo que no rindamos bien en el examen, sino que nuestras capacidades se vean mermadas a la hora de estudiar.

¿Qué puedes hacer?

Hay ciertos elementos que ayudan a disminuir la ansiedad convirtiéndola en un estrés manejable.  

1. Planificación

Seguro que ya lo has oído más veces, pero es esencial planificarse con tiempo. Estudiar poco a poco y no “darse panzadas en el último momento”. De esta forma, sentirás que tienes un mayor control sobre todo el proceso de aprendizaje y sobre tus propias capacidades. Además, cuando llega el examen y vemos todo lo que se nos ha acumulado para estudiar, se nos cae el mundo encima. Por eso, es mejor hacer un poco todos los días y tener una buena organización.

Una recomendación es que te hagas con una agenda con vista semanal, como las de Liderpapel Basic, o con un planning magnético mensual, como el de Sisplamo. Así, podrás marcarte pequeños objetivos día a día (p.e., leer el tema 1, hacer el ejercicio de repaso, hacer resumen de la unidad, etc.). Incluso, puedes ponerte pequeñas recompensas para premiarte por conseguir esos objetivos. Esto te ayudará a estar más motivado durante todo el curso.

2. Sueño y descansos

¡Hay que dormir 8 horas! ¿Te suena esta frase? Bueno, no es del todo cierta, pero lo que sí es verdad es que cada persona necesita un periodo mínimo de descanso, que suele ser entre 7 y 9 horas. Además, cuando dormimos, nuestro cerebro asienta todo lo que hemos vivido en el día, incluidos los conocimientos adquiridos.

Por otro lado, nuestra capacidad de mantener la atención funciona en ciclos de unos 90 minutos. Así que, es importante descansar cada hora y media aproximadamente. Hacer un parón de unos 10 o 15 minutos, estirar el cuerpo y despejar la mente, te dará fuerzas para continuar con buen ritmo.

3. Alimentación, hidratación y deporte

Al estudiar, el cerebro consume mucha energía y necesitamos reponerla cada cierto tiempo. Por eso, es importante mantener una dieta equilibrada. Además, no debes separarte de tu botella de agua. El esfuerzo mental hace que el cerebro se deshidrate y, para que funcione a todo gas, necesitas beber constantemente.

Por último, es recomendable que ejercites tu cuerpo. No hace falta que hagas rutinas de crossfit o que te apuntes a triatlones, pero sí es esencial que te muevas. Puedes utilizar simplemente ejercicios de relajación y activación de los músculos que, además, te ayudarán a afrontar los exámenes con mucha más calma.

Como ves, lo que necesitas es tener una vida equilibrada y cuidar de ti mismo. Todo ello afectará a tu rendimiento cognitivo y te ayudará a sentirte más seguro a la hora de enfrentarte con los exámenes. Al fin y al cabo, gran parte de la ansiedad se disipa cuando nos sentimos seguros de nosotros y de nuestros conocimientos. Así que solo te queda poner esto en práctica y verás los resultados.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba