6 tipos de encuadernación para tus proyectos

23/04/2020

Papelería Distrimar

Temas: Manualidades - Material oficina

libros y trabajos encuadernadosCuando presentamos un proyecto, su carta de presentación es la encuadernación. Es lo primero que verán las personas que deben leerlo y es fundamental dar una imagen seria y profesional que nos ayude a conseguir nuestros objetivos. 

A la hora de elegir entre los distintos tipos de encuadernación existentes, pueden surgirnos dudas. En este artículo te explicamos al detalle cuáles son los 6 mejores tipos de encuadernaciones para proyectos y qué variedad utilizar en cada ocasión para que el resultado sea idóneo.

Encuadernación en espiral

Este tipo de encuadernación es de los más populares. Entre sus ventajas podemos destacar que es un método rápido, económico, fácil de utilizar y además es muy funcional.

Consiste en encuadernar los folios mediante una espiral que se coloca en unos agujeros con una separación estándar, realizados con máquinas encuadernadoras. Podemos encontrar dos tipos de materiales: la encuadernación con espiral metálica o con espiral de plástico. 

En cuanto a las portadas que podemos usar, las hay de distintos materiales y calidades, siendo las más habituales las de plástico transparente. En el caso de que tengamos que encuadernar un número alto de proyectos o documentos, es interesante plantearnos el comprar una encuadernadora que seguro amortizaremos.

Encuadernación con canutillo

Entre los tipos de encuadernación más habituales está la acabada con canutillo. Es parecida a la encuadernación en espiral, pero ofrece algunas ventajas. 

El canutillo, hecho de plástico, es más resistente y además se deforma y engancha menos. Existe una variedad de cubiertas y tapas compatibles con este tipo de encuadernación, con diferentes texturas y colores para personalizar el acabado. Dependiendo del grosor del canutillo, podremos encuadernar proyectos con más o menos hojas. Algunos tipos permiten además su apertura, con lo que podremos añadir o quitar folios. Recomendamos usar este tipo para proyectos, informes, memorandos o documentos internos.

Encuadernación Wire-O

Parecida a la encuadernación en espiral, el método Wire-O permite realizar distintos tipos de acabados, en los que el alambre está al descubierto u oculto por la portada. 

Una de sus ventajas principales es que permite girar los folios 360º, por lo que es perfecto para proyectos que debamos fotocopiar. Al utilizar un alambre doble, la encuadernación Wire-O es más resistente y robusta, por eso la aconsejamos para proyectos que vayan a consultarse en múltiples ocasiones.

Encuadernación Ibiclick

De acabado moderno y gran practicidad, la encuadernación Ibiclick, ofrece como principal ventaja el poder añadir o quitar hojas a nuestro proyecto con un solo click. Es, por tanto un tipo de encuadernación innovador, que utiliza como materiales principales el metal y el propileno. Su mayor desventaja es que no se pueden encuadernar proyectos con un grosor muy amplio.

Encuadernación térmica

Quizá la encuadernación térmica sea la solución más elegante a la hora de presentar un proyecto. Suele escogerse cuando queremos llevar nuestro proyecto o documentación a empresas, clientes o inversores. 

Entre sus múltiples ventajas encontramos su aspecto y durabilidad. El proceso por el que se consigue la encuadernación es sencillo. Se aplica una resina y mediante un proceso de calor, las páginas quedan fijadas. Para aumentar su resistencia, se encola el lomo a la cubierta elegida y se puede fijar mediante calor o presión. 

Un inconveniente de este tipo de encuadernación es que no permite que las hojas giren 360 grados, por lo que si estamos realizando un proyecto que se va a fotocopiar, no es aconsejable utilizar la encuadernación térmica. Es importante elegir cubiertas específicas para encuadernación térmica, que resistan el proceso de aplicado de calor.

Encuadernación con grapas

Un tipo de encuadernación muy sencilla es mediante grapas. Es económica y rápida y su gran inconveniente reside en su fragilidad. No se puede utilizar para grandes proyectos y, por su sencillez, suele quedar relegado a documentos de tipo interno, además de su uso en publicaciones periódicas como revistas. Las grapas pueden ser planas o grapas omega. La diferencia es que las grapas omega tienen  la forma de esta letra, por lo que cuentan con un espacio que permite archivar los distintos documentos mediante la grapa.

 

Además de estos seis tipos de encuadernación para proyectos, no debemos olvidar que existen otros como la encuadernación rústica, japonesa, fresada, etcétera, que deberemos valorar dependiendo del acabado que queramos otorgar a nuestro trabajo. No te pierdas este vídeo cómo hacer encuadernación casera japonesa.

Para acertar con la encuadernación, siempre debemos preguntarnos a quién va dirigido el proyecto, el número de copias que queremos obtener, el tiempo del que disponemos y no olvidarnos del presupuesto. En el caso de necesitar encuadernar a menudo, merece la pena buscar una encuadernadora. Las hay para distintas técnicas y de precios que van desde 60 euros a mucho más, dependiendo de su capacidad, complejidad y uso doméstico o profesional. Ahora ya tienes las claves para brillar con tus presentaciones y que tu trabajo luzca desde la portada.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información