3 manualidades perfectas con plastificadora

03/02/2020

Papelería Distrimar

Temas: Manualidades

marcapáginas hecho con plastificadoraLa plastificadora es un utensilio de papelería que puede resultar muy práctico tanto a nivel profesional como a nivel particular.

Se encarga de recubrir los documentos con una capa de plástico tanto por encima como por debajo, protegiéndolos y haciéndolos mucho más resistentes. Tiene un manejo muy sencillo y las tareas de limpieza y cuidado no son difíciles de llevar a cabo. Además, con ella se consigue un acabado profesional y no ocupa mucho espacio.

Se puede plastificar prácticamente cualquier documento en folio o cartulina, e incluso manualidades, siempre que los elementos decorativos no obstruyan la máquina.

Tipos de plastificadoras

Domésticas

Están pensadas para un uso particular y dan buenos resultados incluso con las manualidades. Dentro de esta gama es más sencillo encontrar una plastificadora barata pero que dé buenos resultados.

Uno de sus puntos fuertes es que tienen un tamaño bastante reducido y no resulta difícil guardarlas en cualquier lugar.

Para la oficina

Estos modelos son algo más profesionales y pueden trabajar con diferentes tamaños de papel. La plastificadora A4 es uno de los productos más usados en las oficinas. La característica esencial de estos aparatos es que están preparados para tener un uso más intensivo.

De bobina

Se trata de plastificadoras que han sido diseñadas para poder trabajar con documentos de gran tamaño como mapas, catálogos o similares. Son los modelos más profesionales dentro de las plastificadoras portátiles y permiten un trabajo más automatizado y rápido.

Manualidades con plastificadora

Las plastificadoras pueden tener un uso tanto profesional como doméstico, y resultan muy prácticas a la hora de llevar a cabo manualidades, consiguiendo un resultado perfecto.

Para poder hacer trabajos manuales con ellas no es necesario tener una plastificadora profesional, hay modelos básicos y baratos con los que se pueden conseguir muy buenos resultados. Aquí tienes tres ejemplos de trabajos sencillos que puedes hacer con ayuda de este aparato:

Marcapáginas con flores secas

Un marcapáginas siempre es un buen regalo, y lo mejor es que se puede realizar de forma sencilla.

Lo primero que hay que hacer es buscar y secar las flores que se vayan a utilizar. Deben ser elementos que queden bien al estar aplastados entre la base del marcapáginas y el plástico que lo protegerá. Unas pequeñas margaritas o unas espigas suelen quedar muy bien.

A continuación se recorta una cartulina o cartón no demasiado grueso con el tamaño elegido para el marcapáginas y sobre esta base se hace el diseño deseado. Se puede decorar toda la superficie con flores secas pegadas con ayuda de una pistola de silicona o cola blanca, o bien poner alguna dedicatoria y usar las flores como adorno.

Una vez listo el diseño y bien seco el pegamento que sujeta las flores, solo queda pasar el marcapáginas por la plastificadora. Así será mucho más resistente y durará más.

Móvil con fotografías familiares para colgar

Los móviles con fotos colgadas están de moda, pero una foto que está siempre expuesta y no cuenta con la protección de un vidrio se puede degradar rápidamente.

En este caso lo primero que hacemos es seleccionar las fotos con las que vamos a trabajar. Una vez que las tenemos impresas en papel fotográfico pasamos cada una de ellas por la plastificadora, creando así una capa protectora.

Para crear el soporte tenemos muchas opciones. Una de las más sencillas es escoger unas tablas de madera y colgarlas en paralelo en la pared. A los extremos se ponen dos cáncamos y se unen mediante una cuerda o alambre. Luego solo queda colgar las fotos con ayuda de una pinza.

Posavasos

Para hacer este trabajo necesitamos una lámina fina de corcho, que será la que evite que los vasos dejen cercos sobre los muebles.

Cortamos piezas cuadradas o redondas de un tamaño ligeramente más grande al diámetro del culo de un vaso.

Luego pasamos a trabajar en el diseño. Lo podemos hacer sobre papel o sobre cartulina, aunque también cabe la posibilidad de pintar directamente el corcho con ayuda de unas acuarelas.

Si no hemos hecho el diseño directamente en la base de corcho, tenemos que pegarlo sobre la misma. Bastará con un poco de cola blanca.

Una vez que el posavasos está totalmente listo y el pegamento se ha pegado lo pasamos por la plastificadora.

Si no queremos plastificar el corcho lo que podemos hacer es plastificar la cartulina o papel que tiene el diseño realizado y pegarlo después sobre la base de corcho. El resultado es perfecto en ambos casos y obtenemos un posavasos único y muy práctico.

 

La plastificadora puede ser una gran aliada a la hora de hacer manualidades, y como es tan sencilla y segura de manejar incluso los niños pueden trabajar con ella si cuentan con la adecuada supervisión.

Deja tu voto sobre el artículo

Subir arriba

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación y guardar el contenido de la cesta. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso.OKMás información